Seleccione la UNESCO Patrimonio de la Humanidad
Nationalpark Hainich
 ©  

Antiguos Hayedos de Alemania

Son algo así como los primitivos moradores de Europa: sin la intervención humana, los hayedos cubrirían grandes áreas del continente. En la actualidad, el hayedo natural de la Gran Llanura sólo se conserva en Alemania. Los Antiguos Hayedos de Alemania, al amparo de la UNESCO, transmiten una imagen de paz y romanticismo, asombrosamente variada de los paisajes europeos primitivos. Además, amplían el patrimonio de la humanidad fronterizo "Hayedos primarios de los Cárpatos".

El fascinante escenario formado por hayedos, rocas cretáceas y el mar en el actual Parque Nacional de Jasmund en Rügen ya entusiasmó en su momento a los pintores del romanticismo. Debido a su inaccesible localización, directamente al borde los acantilados, esta región de bosques nunca llegó a explotarse forestalmente y hoy en día se presenta como un mosaico dinámico de áreas abiertas, arbustos y auténtica selva virgen. En medio de las zonas lacustres mecklemburguesas se sitúan los hayedos de Serrahn del Parque Nacional de Müritz , de Mecklemburgo-Antepomerania . Durante mucho tiempo, los Grandes Duques de Mecklemburgo-Strelitz dieron rienda suelta aquí a su pasión por la caza y prohibieron cualquier otra explotación de los bosques. De esta forma surgió un paisaje boscoso pleno de lagos y pantanos. A sólo una hora en coche de Berlín, Grumsin, en Brandeburgo, fascina por la variedad de sus extensos bosques y vastos terrenos abiertos en la reserva de la biosfera de Schorfheide-Chorin. Las profundas depresiones y destacadas sierras todavía hoy se caracterizan por los glaciares de la última glaciación. Los hayedos del Parque Nacional de Hainich en Turingia narran otro capítulo más de la historia de las dos Alemanias. En tiempos de la RDA la región era una zona militar de acceso restringido, lo que supuso el desarrollo ininterrumpido de la flora y la fauna. En la actualidad resulta impresionante la diversidad de especies de árboles, así como en primavera, se puede contemplar una hermosa alfombra de flores en el suelo forestal. En los rocosos terrenos escarpados del Parque Nacional de Kellerwald-Edersee en Hesse el hayedo se extiende hasta el límite natural de la vegetación arbórea. Los senderistas descubrirán aquí unas imágenes bizarras del bosque y un panorama forestal místico. A esto se añade que las bahías del serpenteante lago Edersee se adentran en los bosques, casi a modo de fiordo.


Impressum | © 2012 UNESCO Welterbestätten Deutschland e.V. | gefördert aus den Mitteln des Landes Sachsen-Anhalt