Seleccione la UNESCO Patrimonio de la Humanidad
Lübeck und Travemünde Marketing GmbH
 ©  

Ciudad hanseática de Lubeca

Lubeca, la reina indiscutible de Hansa, fue fundada en 1143 como la primera "ciudad occidental de la costa del mar Báltico" y fue un ejemplo ilustrativo de las ciudades hanseáticas en la región del mar Báltico. El casco antiguo medieval es uno de los testimonios más importantes del gótico báltico y recuerda su gran pasado como antiguo centro del comercio mundial.

Con el centro histórico de la ciudad hanseática de Lubeca, en 1987 la UNESCO reconoció por primera vez todo el casco antiguo de una ciudad en el norte de Europa como bien cultural patrimonio de la humanidad. Desde la Edad Media, siete torres de iglesia caracterizan esta isla formada por un casco antiguo rodeado por el río. Durante muchos siglos, el nombre de esta ciudad fue símbolo de libertad, justicia y bienestar. Y todavía hoy el rico capital en monumentos góticos, renacentistas, barrocos y del clasicismo, sus callejuelas y caminos, iglesias y monasterios, casas señoriales, patios de talleres artesanales y fortalezas rememora la época dorada de Lubeca . El casco antiguo de la ciudad, rodeado de agua, con las siete torres de sus cinco iglesias principales, ofrece 1.000 años de historia viva y fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO por su excepcional ejemplaridad de gótico báltico. En el mismo se localiza el barrio que rodea al ayuntamiento, el castillo-convento Burgkloster, las venerables Casas de los Patricios entre la iglesia de San Pedro y la catedral, el almacén de sal a la orilla del Trave, y obviamente la Puerta de Holsten, el emblema de la ciudad, y a la vez, un museo diseñado para disfrutarse e interactuar. Un paseo en barca por el puerto completará la estancia en Lubeca, así como la visita de las tres casas señoriales dedicadas a Thomas Mann, Willy Brandt y Günter Grass, todos ellos merecedores del Premio Nobel. Si surge la ocasión, merece la pena contemplar las regatas de la Travemünder Woche que se celebran anualmente ante las puertas de la ciudad: todo un acontecimiento memorable para el deporte de vela a la par que fiesta popular. Al atardecer sería imperdonable no acudir a alguna de las numerosas tabernas, restaurantes, bares, clubes y discotecas de Lubeca que se desperezan a partir de esa hora. Sin que por eso, antes deje pasar la ocasión de recuperar fuerzas degustando el mazapán original de Lubeca, la tentación más dulce desde hace siglos e irresistible "tarjeta de visita" de la ciudad, apreciada en todo el mundo.


Impressum | © 2012 UNESCO Welterbestätten Deutschland e.V. | gefördert aus den Mitteln des Landes Sachsen-Anhalt